Leyenda de Breogán

La primera tiene sus orígenes en el Leabhar Ghabala o Libro de las Invasiones, que es una recopilación realizada en el siglo XII de leyendas irlandesas anteriores. Según esta fuente, Breogán hijo de Brath fue el caudillo celta que sometió a las tribus de España. Tras conquistar todo el territorio, fundó la ciudad de Brigantia (A Coruña) y construyó junto a ella una torre, que denominó Torre de Breogán. A su muerte, le sucedió su hijo Ith, el cual al ver desde lo alto de la Torre las tierras de Irlanda partió para conquistarlas, pero la empresa fracasó, él murió y su cuerpo fue traído a Brigantia donde fue enterrado. El testigo fue recogido por su hijo Mil, quien intentó de nuevo la conquista de Irlanda y esta vez consiguió vencer a los Thuatha-Dé-Dannan y dominar todo el país.

La difusión de esta leyenda fue impulsada en el siglo XVII por los Colegios Irlandeses que se asentaron en España, y en concreto el de Santiago de Compostela que tuvo un papel relevante por su proximidad a la ciudad herculina. Pasado un tiempo, el relato quedó en el olvido, al menos en Galicia, hasta que en el siglo XIX lo recuperó la corriente celtista encabezada por escritores como Manuel Murguía o Eduardo Pondal. Por el contrario, en Irlanda el mito se mantuvo vivo a lo largo de todo este período.